La bruja remilgada

La bruja Estela era una bruja de lo más especial. Y es que, por mucho que fuera una bruja, no le gustaban nada las guarrerías de sus padres.

No le gustaba que le dieran a comer alas de murciélago, mocos de ardilla moteada, ni puré de sesos de escarabajo.

Y, sobre todo, le gustaba lavarse bien los dientes para tenerlos limpios y relucientes como perlas recién sacadas del mar.

Puedes disfrutar de este cuento infantil en formato audio:

O en formato vídeo:

¡No olvides suscribirte en mi Lista de Correo si no quieres perderte ninguno de estos Cuentos Cortos para Lavarse los Dientes!

2 comentarios en “La bruja remilgada”

Deja un comentario

*