El gallo que no quería cantar

El gallo de la granja de la señora Pescuezo siempre se resfriaba en cuanto llegaba el invierno. Pero ¿para qué sirve un gallo si no es para despertar al resto de habitantes de la granja?

Por suerte, el resto de sus compañeros lo ayudarán a salir de ese mal trago… más o menos.

Recuerda que puedes acceder a este cuento en formato audio:

O en formato vídeo:

¡No olvides suscribirte en mi Lista de Correo si no quieres perderte ninguno de estos Cuentos Cortos para Lavarse los Dientes!

Deja un comentario

*